Queremos agradecerte e invitarte a seguir rezando para que esta forma de unirnos y realizar cosas juntos como Iglesia siga creciendo de aquí en adelante.

Estamos trabajando desde hace unos meses con los nuevos planos de la obra. 

Trabajamos con mucha fe y entusiasmo  para que los que menos tienen puedan tener lo antes posible un templo digno  para adorar a Jesús y lograr que más gente se acerca a Él.

Un abrazo en Jesús y Maria, y que Dios los bendiga.

Marzo de 2018